La Agricultura الفلاحة

الفلاحة وتعديد أركانها

الحد في صناعة الفلاحة          علم بما يحتاج في الزراعة

نعم وفي اربعة اركان             يكون ما فيها من التبيان

وهي الاراضي والمياه والزبول   والعمل الذي بيانه يطول

وذا هو العمدة في الصناعة       وهو الضروري لذي الفلاحة

 

Agricultura. Enumeración de sus elementos.

Definición del Arte de la Agricultura: “Es el conocimiento de las cosas necesarias para los cultivos”.

Todo lo que de ella hay que explicar se reduce a cuatro pilares o elementos, que son: las tierras, las aguas, los abonos y las labores, y requieren un amplio comentario.

Esa es, pues, toda la armazón que sustenta a este Arte, cuyo conocimiento es indispensable a los agricultores.

La Agricultura, Ciceron

الركن الثاني الماء

واولا تنويعه على رأى ابن بصال وخواص أنواعه

والماز بالنظر للفلاحة               انواعه اربعة قد عدت

وخيرها ما السماء ثمت             مياه الانهار لاجل الجرية

وهي في البرد الشديد تقتل         دود الاراضي وبذاك تفضل

ثم العيون ثمة الابار                اذ ماؤها يثقله القرار

فهو ارضى قوام كل                 ما اصله يؤكل مثل الفجل

وما ذين نافع في البرد              والحر اذ تجده بالضد

وما شرقي العيون يفضل            ونبع قعر البئر نبع اكمل

قالوا واخبث المياه للنبات           ما الجليد والثلوج الدئمات

وكدر الماء المقاثى يفسد           والخضر الكل التى تعدد

واجعل سواقى هذه منخفضه        فالماء يكفى ضره من خفضه

والسيل مصلح الارض البذر         وهو للاشجار كثير الضر

Segundo elemento: el agua.

En primer lugar, su clasificación, según la teoría de Ibn Baṣṣāl, y propiedades de sus distintas clases.

En relación con la agricultura se cuentan cuatro clases de aguas: la mejor es el agua de lluvia, y después, la de los ríos, por ser agua corriente, la cual, cuando hace mucho frío, mata los gusanos de la tierra, y por eso es beneficiosa; luego la de las fuentes, y por último, el agua de los pozos, a la que el estancamiento le hace tomar densidad, y son las mejores para el mantenimiento de todas las plantas de raíz comestible, tales como el rábano.

Estas dos últimas clases de agua son beneficiosas con el frío y con el calor en invierno. El agua que corre hacia la parte oriental de las fuentes es buena, y la que mana del fondo de los pozos es aún mejor. Dicen que la peor para las plantas es la de los hielos y de las nieves perpetuas. El agua cenagosa echa a perder los melonares o cohombrales y toda clase de verduras.

Háganse las acequias de manera que tengan pendiente moderada, pues así se evitará que el agua haga daño.

El agua de corriente impetuosa, o el agua de las avenidas, es buena para la tierra de siembra, pero es muy perjudicial para los frutales.

ابن ليون: كتاب الفلاحة

Ibn Luyūn: Kitāb al-Filāḥa (Almería, 681/1282-750/1349)

Traducción Joaquina Eguaras Ibáñez, Granada: Patronato de la Alhambra, 1988.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s